Sobre nosotros

Soy Alberto Mesanza de Vitoria y afincado desde hace 30 años en Cataluña que de hecho es mi segunda tierra. Mis principios y valores en la vida son lo que siempre me han llevado a generar comportamientos de respeto y valoración hacia nuestro planeta Tierra.

Durante años me he dedicado al tratamiento natural de agua porqué he creído que el agua es el gran milagro de la vida y es la sangre de nuestro planeta y por lo tanto me sumergí en ese maravilloso mundo del agua. Paralelamente otro “cosmos” me ha cautivado y fascinado, es el mundo de la abeja: un ser inquietante, inteligente, ingenioso…

Este pequeño ser me ha invitado e hechizado a descubrir su gran universo. Su poder de embrujo ha sido colosal, de tal manera que me he embarcado en un nuevo proyecto con “mis preciosas abejas”, y con la elaboración de su gran producto, su oro líquido, la miel.


La época de la recolección de la miel, la atesoro con muchísima alegría. Son los recuerdos que siempre te acompañan junto con los olores, el tacto y la alegría al tomarla. Es esa necesidad de mantener unas formas de relación con los alimentos lo que nos hace respetar más, si cabe, el entorno natural por donde se mueven esas abejitas.

La miel es un alimento quizás de los más antiguos y a su vez es un alimento que tiene propiedades que ayudan a paliar desarreglos que a veces nos acompañan. Con estas pequeñas gotas de “sol” cargadas de energía de las abejas y de las flores que visitan, queremos compartir lo mejor de los dos mundos: las plantas y los insectos trabajando…

Para obtener estos productos, nosotros no tenemos que hacer nada más que cuidar el entorno y mejorarlo con biodiversidad y ellas te lo dan todo. 


Las queridas abejitas, gracias preciosas...